Sistematización de Experiencias
 
  ¿Que es la Sistematización de Experiencias?
  La sistematización de experiencias es un proceso de aprendizaje, de gestión del conocimiento, a partir de una experiencia en general un proyecto. Un proceso del cual participan los propios actores, aquellos que están de una u otra forma involucrados. Sabiendo que cada actor puede tener una mirada distinta sobre el proyecto o experiencia, la sistematización es entonces un proceso de reflexión, que se enriquece con la diversidad de miradas y conocimientos que aportan estos diferentes actores.

La sistematización de experiencias permite entonces ordenar, reconstruir y reflexionar críticamente sobre una experiencia. El conocimiento generado permite entender y aprender de nuestra práctica, transformándose en una herramienta útil ya sea para reorientar estratégicamente el proyecto, para planificar nuevas etapas o nuevas actividades, para mejorar el marco conceptual que orienta la acción, e incluso como herramienta para pensar acciones de incidencia.

En teoría, la sistematización debiera ser un proceso continuo, que se inicia con el proyecto y lo retroalimenta. Pero en los hechos ello no ocurre así porque la energía, los esfuerzos y los recursos, especialmente en las primeras fases de un proyecto, están puestos en la ejecución.

La sistematización termina siendo casi siempre una actividad que se realiza en proximidades de la finalización del proyecto, también porque es cuando las experiencias a sistematizar son más ricas o están más consolidadas. Lo ideal es que la sistematización sea una oportunidad o un momento en la formación y capacitación de quienes integran el proyecto, con la expectativa de que sea un proceso crítico, profundo, que logre ‘sacar el jugo’ al cúmulo de experiencias que ha tenido el proyecto.
   
     
La Sistematización de Experiencias, un proceso a medida    
La Sistematización de Experiencias puede adoptar diversas formas, dependiendo de varios factores: los objetivos que se proponga, los recursos de tiempo y financieros que se tengan, la naturaleza del proyecto o experiencia, entre otros.

Si el proyecto tiene múltiples componentes y dimensiones, el sistematizar el conjunto de un proyecto puede ser una tarea de tal envergadura que sólo termine en tediosos informes, a veces superficiales. Por ello es preferible que la sistematización se concentre en aquellas actividades o aspectos innovadores, dejando de lado aquellas estrategias o dimensiones que son comunes a otros proyectos.

Es ideal que de la Sistematización participen el conjunto de actores que han estado involucrados en la experiencia, por ejemplo a través de jornadas o talleres, o asumiendo, como responsabilidad personal o en grupos pequeños, la sistematización de tal o cual componente o actividad, apoyados metodológicamente por el sistematizador.

El ejercicio también puede incorporar la mirada de instituciones aliadas o externas. O incluir, como parte del análisis, la percepción que tienen las propias comunidades sobre la experiencia.

Metodológicamente también dependerá de la información ya existente o disponible, p.ej. de la información proveniente de una eventual Línea Base o sistema de Monitoreo y Evaluación, o de la existencia de estudios de caso, o de otros ejercicios de sistematización que pudieran haberse hecho sobre determinadas actividades, experiencias o componentes.

La sistematización de experiencias incorpora los datos cuantitativos existentes, por ejemplo aquellos provenientes del sistema de M&E, pero privilegia un enfoque cualitativo, histórico, de proceso, donde se busca no tanto describir la ‘fotografía final’, sino las modificaciones, tanto de la realidad, como en la forma de intervenir en ella.
   
     
El Proceso
    El proceso de Sistematización de Experiencias dependerá, obviamente, de muchos de los factores antes mencionados, pero en todos los casos un factor importante que los Términos de Referencia que orienten el proceso sean lo más claros y explícitos posibles, señalando la finalidad del ejercicio, el producto que se espera, el o los usos que tendrá, cual es el abanico de componentes, programas o actividades que han sido priorizados para la sistematización, que rol tendrán los diversos actores involucrados en el Proyecto, y cual será el rol del sistematizado. Este documento, servirá a lo largo del proceso como un marco orientador para el proceso de sistematización (lo cual no significa que luego no puedan hacerse cambios si fueran necesarios).

Una vez iniciado el proceso, las diversas etapas, estrategias y actividades de la sistematización son las siguientes:

* Identificar toda la información secundaria relevante para la sistematización (informes de avance, información del sistema de M&E, etc.).

* Un taller inicial con algunos o todos los integrantes del Proyecto: permite recolectar información no escrita, iniciar el proceso de reflexión sobre las experiencias, planificar con mayor detalle el proceso, acordar el rol que tendrán los varios actores.

* Visitas a las distintas áreas y comunidades, entrevistas (ya sea individuales o en grupos focales) a interlocutores claves (organizaciones sociales, gobiernos locales, ONGs) (en función de lo planificado en el taller inicial).

* El procesamiento en una versión borrador de toda la información recolectada. * Un taller final para validar la información, enriquecer el análisis y elaborar las Pistas y Trampas. Un momento para nuevamente reflexionar y debatir sobre los hallazgos de la sistematización

* La elaboración de un documento final que recoge toda la información, las reflexiones, el análisis y los temas en debate dentro del Proyecto.

Este documento puede simplemente convertirse en un documento de trabajo (interno), pero en general se tiende a que sea publicado, o al menos difundido a través de la Web.

Cuando el proyecto tiene una presencia importante en comunidades campesinas o indígenas, puede dar lugar a una serie de materiales atractivos, gráficos y audiovisuales.
 
¿Qué son Pistas y Trampas?
Las Pistas y Trampas son una forma particular de denominar a las “lecciones aprendidas”, pero en realidad los conceptos de Pistas y Trampas tienen un condimento adicional al de "lecciones”, ya que están cargadas de un sentido de recomendación y sugerencia para otros proyectos que tuviesen objetivos similares:

• Las Pistas indican caminos a ser recorridos, transitados; o conceptos, enfoques o metodologías que tienen potencial o fuerza explicativa; o bien estrategias o prácticas que parecen prometedoras.

• Las Trampas, por el contrario, son aquellos caminos que parecen atractivos o seductores, pero que no conducen a nada; que resultan menos potentes de lo que inicialmente se creía; o estrategias complicadas, que no conviene replicar; en fin, todo aquello que un proyecto ha intentado y no merece la pena seguir siendo explorado y más bien debería evitarse. Pensar las lecciones aprendidas en términos de Pistas y Trampas, en el caso de proyectos de desarrollo (y seguramente en otros contextos también) resulta un punto de partida muy interesante para reflexionar sobre la propia práctica, debatirla y sistematizarla. Cliqueando en cualquiera de los siguientes archivos, accederás a algunos ejemplos de Pistas y Trampas.
 
PISTA
Para diseñar una estrategia de uso sostenible, primero se debe entender la relación sociedad – naturaleza (o comunidad – bosque)
En Bosque Nativo en el mundo campesino andino, PROBONA/Intercooperation, 2005
 
PISTA
Abrir nuevamente la discusión en torno a las normas que regulan el uso de los recursos naturales de la comunidad es un elemento dinamizador de su aplicación.
En Los Andes, nuestros bosques, nuestra gente, Programa Regional ECOBONA, 2009
 
PISTA
La flexibilidad permite aprovechar y potenciar los cambios en la coyuntura o en el contexto.
En Lecciones Aprendidas a nivel regional de dos Programas Regionales de COSUDE, 2011
TRAMPA
Sobreestimar la importancia y el rol de los productos forestales no madereros como fuente sustancial de ingresos
En Bosque Nativo en el mundo campesino andino, PROBONA/Intercooperation, 2005
TRAMPA
El concentrar los esfuerzos en el nivel subnacional (gobiernos regionales o provinciales), asumiendo que se permeará hasta los niveles comunales y familiares
En Los Andes, nuestros bosques, nuestra
gente, Programa Regional ECOBONA, 2009
TRAMPA
Igualdad no es Equidad
En Lecciones Aprendidas a nivel regional de dos Programas Regionales de COSUDE, 2011

     
  El Papel del Sistematizador
  El sistematizador puede jugar diferentes roles, según cual sea la naturaleza del proceso: puede ser simplemente un animador u orientador del proceso, dando apoyo metodológico a los propios integrantes del Proyecto para que sean ellos quienes sistematicen, revisando también los textos que se vayan elaborando, y facilitando los talleres. O bien, puede ser hacer él, personalmente, la sistematización, procesando toda la información existente, conduciendo las entrevistas y organizando grupos focales, visitando las distintas áreas del proyecto, y elaborando el documento final.

Una función importante del sistematizador es lograr que los propios protagonistas profundicen en el análisis de su experiencia, ya sea a través de los talleres o apoyándolos en la revisión de los textos que ellos vayan produciendo.

El ador aporta así una mirada externa, que permite identificar situaciones o problemáticas que pasan desapercibidas para quienes están tan involucrados en el proyecto, y que son rescatadas para el análisis. Otra función es el de asegurar los plazos y ritmos de la sistematización, de tal forma que el proceso tenga lugar en un tiempo acotado, y que el producto se logre en los tiempos acordados.